Rock al Parque No.15, el análisis previo: lo bueno, lo malo y… ¿es un duplicado del 2004?

Mi apuesta por lo que creo que va a ser lo mejor de este Rock al Parque No.15: INA ICH, Tom Carey, KOP, Candy 66, Haggard, el Instituto Mexicano del Sonido, Antípoda, Artefacto, The Devil’s Rejects, Los Plankton y José Fernando Cortés. Y en qué falla la selección de esta edición.

Mural cliché por el sector de Pablo VI, en Bogotá.

La gente huye de una carpa que salió volando, detrás del escenario plaza en Rock Al Parque 2007, debido al torrente de agua y granizo… ¡Gracias, invierno, nos jodiste el RAP!

Definitivamente, este Rock al Parque se vio afectado por el cambio de fecha. Pasarlo de octubre a junio significa evadir el invierno, pero a su vez, no poder ver a las bandas europeas que en octubre están libres para venir a Suramérica, pues allá es la época del invierno más duro. Durante junio, todas esas grandes bandas ya tienen eventos programados. Y no pueden venir a Colombia… tuvimos muchos rumores: Lamb Of God, Beirut, Stereophonics… todo eso quedó pendiente por el cambio de fechas.

¿Valdrá la pena evitar el aguacero? Pero bueno, no seamos pesimistas, que hay buenas cosas por ver en este Rock al Parque No.15, aunque también hay ‘descaches’.

Cuáles lucen muy bien

Cierto es que hay nombres muy reconocidos en el cartel, pero creo que lo más interesante va a estar precisamente en los nombres relativamente desconocidos: INA ICH, The Toasters, KOP, Candy 66 y Tom Carey. Por supuesto, hay que darle una mirada a todo:

Creo que el público metal no se puede quejar este año: la ya clásica Morbid Angel es uno de los nombres más prestigiosos de la historia del death metal. Tuvo su época gloriosa en los noventa, álbumes como ‘Covenant’ o ‘Domination’ deberían ser parte de la discografía fundamental de un azota melenas. Y por otro lado, la fortaleza sonora de Haggard le sube el nivel a todo esto, es metal de raíz pero con influencias sinfónicas y hasta celtas. Ojalá el sonido del festival le haga justicia al grupo. La tercera cuota de metal la pone la banda Candy 66, que tal vez pasa desapercibida por el nombre tan insólito, pero no es mala

Haggard — ¡Elegante!

Candy 66, de Venezuela… alto poder… creo que va a gustar muchísimo, si es que la gente se quita de la cabeza el imaginario estúpido de la palabra “Candy”:

Morbid Angel —no es de mis gustos, no me gusta el growling, pero esto es un hit entre el público metal—

Los sonidos del reggae y el ska van a estar bien representados; el primer ritmo, por Los Cafres, de Argentina, que son muchísimo más queridos que Gondwana, de Chile, que estuvo el año pasado. Por este lado, las cosas están bien. En cuanto al ska, viene una excelente banda que se llama The Toasters, clásica en su escena en Estados Unidos, acaba de terminar gira por Europa… sus sonidos son realmente simplistas, llevan el beat muy marcado, y pues, ni comparación con Skatalites —la única banda de ska que me gusta—, pero no suenan nada mal, párenle bolas:

En cuanto a punk, que este año va a estar con una buena cuota pero bien clásico, por el lado nacional con los paisas Nadie —que ganó por concurso, con la mejor calificación, y puedo decir que está sonando muy bien con Alejandro Duque en la batería— e I.R.A., trae a una banda española que si bien no hizo parte de la movida de las navidades radiaktivas ni de La Polla Records, ni de Los Muertos de Cristo, El último ke zierre, Reincidentes, Extremoduro o Soziedad Alkoholika, es una heredera interesante… Se trata de la catalana KOP, y se resume en ¡este sonido urbano de resistencia espectacular! Es como si ya vinieran con todo y su stencil “a lo Bansky”:

Y qué tal este…

También hay bandas que repiten y son interesantes, como Señor Loop, de Panamá, o ya bien conocidos comoKinky o Plastilina Mosh. Viene el Instituto Mexicano del Sonido, que es una excelente propuesta que sigue el camino de Molotov pero tiene una personalidad propia. Y está Árbol, de Argentina, que no es para todo tipo de público, exige una apertura mental para tolerar ese sonido más pop en Rock al Parque.

Pero un trabajo que recomiendo totalmente, luego de darle varias escuchadas, es el del proyecto francés INA ICH. Este grupo, liderado por una cantante de origen vietnamita, va a ser una sensación, nadie se espera ese golpe sonoro. Les dejo unas pruebitas de lo que creo que puede ser lo mejor de Rock al Parque No.15:

¿Qué tal? El problema puede ser que esta es una banda que requiere que el sonido de ese día sea excepcional. Veamos otras cosillas de Ina Ich, para que vean su poder. Aquí le meten el sonido de un shamisen…. ¿será que lo traen?

No sé ustedes, pero a mí me parece espectacular Ina Ich… Y así suena cuando “le agarra la acústica”:

Por último, viene un personaje muy curioso, si es quien creo que es: Tom Carey [ MySpace ], del Tom Carey Project, es un rockero de Nueva York que parece tener influencias de Foghat y posiblemente de Jeff Beck de sus años ochenta y noventa, es un bajista de estudio que ha trabajado con algunas bandas independientes desde los años setenta… En el siguiente video, aparece tocando con John Ford, quien pertenecía a la banda The Strawbs:

Qué no se ve bien

Recogiendo opiniones por ahí (el blog de RockeroAlParque y la nota en Vive.in), es claro que el sentimiento común de mucha gente en torno a la participación de Fito Páez no es positivo. Si él va a ser el artista de cierre, es probable que sea muy poco atractivo si se le pone en comparación con el cierre del año pasado: Bloc Party (y por cosas del invierno, Sargento García). La banda británica era, primero, una novedad en nuestro país; segundo, vino en su mejor momento; tercero, ese sonido británico poco ha venido a Colombia; cuarto, puso el voltaje muy arriba, aceleró el llamado ‘bio-ritmo’.

En comparación, Páez: primero, ha venido en un número exagerado de ocasiones, una de ellas muy recientemente; segundo, no es el mejor momento del argentino, muchos de sus fanáticos de los años 90 lo han abandonado; tercero, no hay novedad en cuanto al sonido pop-rock clásico, y cuarto, baja el bio-ritmo abruptamente. Es, además, un artista para públicos mayores.

Las experiencias con leyendas del rock argentino en Rock al Parque no han sido positivas antes: quienes estuvimos en la presentación de Luis Alberto Spinetta en el 2004 —y sabíamos quién es este maestro— vimos cómo el escenario se desocupó después de Babasónicos y la gente se fue al otro escenario, a ver a Skatalites. Muchos simplemente se fueron. La plaza no estaba ni al 15% de su capacidad… y era la primera vez que venía Spinetta. En otros años, Divididos, La Mississippi Blues Band y Botafogo —que son buenísimos pero no tan legendarios como Fito o Spinetta— corrieron con mejor suerte, pero no tanta como para llamarse estrellas de Rock al Parque.

De hecho, este cartel nacional e internacional se parece demasiado al del año 2004: fuerte presencia mexicana y cierre con un artista más pop. Ese año cerraron Julieta Venegas y Robi Draco Rosa; vinieron Spinetta, Kinky, Ely Guerra, Café Tacuba, Babasónicos, la genial Skatalites -que irónicamente viene en estos días-, Molotov y Catupechu Machu. Por nacionales estaban Divagash, Superlitio, La Severa Matacera, etc… también estuvieron 69 nombres y Dafne Marahunta… ¿Todo esto será coincidencia?

Falta un nombre fuerte, una banda que estimule al público a ir y pensar que se trata de una edición especial de Rock al Parque. Sí hay buenas sorpresas, pero también nombres cuyas repeticiones resultan poco motivadoras, como el caso de Kinky y Plastilina Mosh, buenas bandas pero trilladas dentro de este espacio que los bogotanos han aprendido a querer durante años.

Difiero de la opinión de RockeroAlParque, no creo que el festival haya sido condescendiente con las bandas internacionales. Creo que precisamente la versión de este año va a estar concentrada en las bandas nacionales, que son, en esencia, la preocupación histórica de este evento desde que se inventó.

Divagash, Ciegos Sordomudos y Superlitio están estrenando álbumes, los tres producidos juiciosamente con gente muy buena. La Severa Matacera siempre será un deleite en Rock al Parque… por otro lado, es gracioso que el año pasado 1.280 Almas había prometido en un comunicado público no volverse a prestar para tocar en el festival, argumentando que la organización trataba mejor a los artistas internacionales… y ahí está nuevamente. Bueno que las almas se hayan retractado. Recomendadas: Bambarabanda, de Pasto, y Artefacto, de Medellín.

Y ya dije cuáles recomiendo de las ganadoras por concurso, del que fui jurado —solo para esta categoría—, y añado algunas que esa vez se me olvidaron: The Devil’s Rejects, Ingrand, Antípoda, Andrés Correa y los Auténticos Water Resist (para quienes quieren ver una propuesta auténtica de cantautor mezclada con sonidos electrónicos y una buena base rock liviana), Árbol de ojos, Los Plankton, José Fernando Cortés y Madame Complot.

¡Ánimo, parceros!

Suerte y pulso.